Hazme sonreír - Música para vivir

von: Elena Gabriel

Punto de Vista, 2015

ISBN: 9788415930563 , 150 Seiten

Format: ePUB

Kopierschutz: frei

Windows PC,Mac OSX für alle DRM-fähigen eReader Apple iPad, Android Tablet PC's Apple iPod touch, iPhone und Android Smartphones

Preis: 6,99 EUR

Mehr zum Inhalt

Hazme sonreír - Música para vivir


 

Hazme sonreír: música para vivir es una recopilación de 24 artículos de El Mundano, el blog de Adrián Vogel. Punto de Vista los recupera y los entrega en formato digital... 24 canciones que hacen historia. Una canción puede vender muchos ejemplares, ser un hit, pasar de moda... pero la criba de la autora no engaña: hay pepitas de oro entre tanta música. Estas 24 canciones seguirán para siempre en la memoria y en el corazón de muchos. El siglo XX vio nacer el rock and roll y, sobre todo, la industria de la música pop. Podemos decir que en 1955, Bill Haley & the Comets inauguraban la escena con Rock Around The Clock y Elvis Presley ponía de moda ser joven. Las raíces eran el soul, el blues, el folk... pero lo que interesa en Hazme sonreír... es el futuro, cómo la música pop marcó la segunda mitad del siglo XX con canciones inolvidables. Y cómo una serie de poetas y músicos supieron combinar su arte para marcarnos a fuego un estilo de vida que, aún hoy, practicamos. Mientras en Estados Unidos se daba el pistoletazo de salida, en Francia, en Reino Unido y en otros países la música pop se adaptaba a los nuevos estilos. El twist, el festival de San Remo, la chanson, el 'rock progresivo', el heavy, la canción intimista, el glam... todos los estilos se dieron cita para que pudiéramos crecer mecidos por un sonido nuevo. No era clásico, no era jazz, no era música folclórica del terruño... era todo. Era lo que sonaba por la radio, lo que veíamos en la tele, los conciertos en vivo, las guitarras eléctricas, los cantautores, los sintetizadores... las pop stars.

Elena Gabriel (Buenos Aires, 1955) es periodista free-lance y traductora. Se crió en Buenos Aires, hija y nieta de franceses, rusos, españoles, argentinos y judíos, un producto muy típico del melting-pot porteño. Estudió en el Collège Français y en el Lycée Jean Mermoz, en Buenos Aires, y terminó sus estudios en Paris en 1975. Empezó la carrera de Bellas Artes e hizo dos años de Filología Oriental (Idioma ruso) pero, en 1976, en la primera primavera sin Franco, vino a Madrid a ver a su familia, se enamoró de un español y todo cambió. Tras recoger piso, dejar novio, trabajo y estudios en Francia y con la 'Licence' de ruso que no serviría de mucho, se instaló en Madrid. En cuestión de días vio un anuncio en el Star, donde pedían 'chicas que dibujaran comics'. Se presentó con su carpeta en el sitio indicado y la recibieron varios jóvenes que estaban montando un colectivo de fanzines: Premamá (Prensa Marginal Madrileña). Entre ellos estaba Fernando Márquez, el Zurdo. Por la oficina de la calle Augusto Figueroa empezó a pasar todo tipo de gente: una joven de 12 años que pedía 'traduzco el Melody Maker a quien quiera traducirme el Rock&Folk'. Era Olvido, futura Alaska; entre revistas marginales, ofertas del Star, Ozono o Ajoblanco, Premamá duró un año. En 1977 se convierte en Laboratorios Colectivos Chueca, Lacochu (con el Zurdo a la cabeza) y sus miembros se dedican a managear a los grupos de música que surgen. Pronto Salvador Bustamante tomaría las riendas. Surge una amistad con Manolo Campoamor, Carlos Berlanga, Enrique Sierra y otros que deciden formar Kaka de Luxe y la nombran manager honorífica. Leño, Kaka de Luxe, Moris, Tequila, Ñu, Asfalto, Nacha Pop, Toss, Burning, Ramoncín y todo lo que se hacía en el ambiente musical madrileño pasó por ahí. Para vivir, Elena traduce todo tipo de libros, guiones, revistas y artículos monográficos. Al poco tiempo se marcha otra vez a Paris por cuestiones personales y regresa a Madrid en 1981, a tiempo para ver eclosionar lo que se llamó la Movida. Colabora en muchas revistas musicales con Radio El País, trabaja como redactora en la RCA, pasa a formar parte del equipo de los programas televisivos La Edad de Oro y de FM-2, ambos para TVE, y posteriormente se dedica a colaborar con revistas femeninas y a las traducciones de guiones para festivales cinematográficos. Actualmente trabaja en otros campos pero sigue escribiendo sobre música, y colabora con El Mundano, de Adrian Vogel. Hazme sonreír: música para vivir es su primer escrito en forma de libro.